Balcón Trianero

lunes, 19 de febrero de 2018

Triana y la pólvora.- Manuel Mediano

Triana y la pólvora
Con ese titulo tan inquietante, quien colabora en este B.T. nos deja en la "baranda"; un trabajo que por la cantidad de datos que en el figuran, lugares, fechas y curiosidades; hace pensar que no ha sido fácil llegar a elaborarlo en su totalidad.
Manuel Mediano, una vez más deja constancia de su alto bagaje histórico y sobre todo; infiltrándose en una época en Triana, demuestra su gran amor al barrio. 
Se hace constar, que los textos aquí volcados; responden exactamente al castellano propio de su siglo.
¡ Maestro ! ENHORABUENA en nuestro nombre y estamos seguros, que ello será avalado por numerosos lectores !. B.T.
Triana en su recorrido histórico a través del tiempo, ha sido reconocida fuera de nuestras fronteras por diversas actividades industriales que se han desarrollado dentro de su urbe, bien por su situación geográfica o por la singularidad de su terreno y la cercanía a un medio fluvial, en este caso el rio Guadalquivir. 
 A groso modo podemos hacer un repaso de algunos de estas actividades, las más importantes que desarrollaron un papel muy activo en las distintas etapas de su historia, en época romana por su alfarería y tejas para la construcción de viviendas, posteriormente en la época árabe (Atarayana) por la variedad de tipos de cerámicas, por sus hornos de ladrillos y sopladores de vidrios, en el siglo quince por su elaboración de redes y maromas y otros efectos navales y especialmente una que fue reconocida en todos los ámbitos militares de la época, los molinos de la pólvora y la calidad de esta, posteriormente en el siglo pasado por la fabricación de aviones de combates denominados Messerschmitt en la conocida Hispano Aviación (1) .
Los molinos de la pólvora de Triana, no solo suministraban pólvora a las tropas españolas y a la Armada, también a ejércitos extranjeros, especialmente a los británicos, que tenían un oficial como supervisor (2) para controlar la calidad y pesaje de la pólvora hasta su embarque, supongo que el suministro se suspendiera cuando el Reino Unido estuviera en guerra con España.
La llamada pólvora negra que es la que se fabricaba en los molinos trianeros, estaba compuesta por una mezcla íntima de salitre, carbón y azufre, reducida a polvo. La formula más antigua, revela por Roger Bacon (1250), estaba formada por 7 partes de salitre, 5 de de carbón y 5 de azufre, (proporción que se ha mantenido prácticamente inalterable a través del tiempo).
Alfonso Morgado relata en su Historia de Sevilla en primera persona la gran explosión que ocasionó un molino de pólvora de Triana un lunes del 18 de mayo de 1579 frente a la Torre del Oro, cuando salió ardiendo toda la pólvora que almacenada que en el molino había, cuenta dicho historiador que estando en su casa comiendo a la hora del medio día en la Collación de San Bartolomé “fenti, que tembló toda la cafa, y se me hincho de tierra toda la mesa”.
Este trágico suceso que costó la vida a más de ciento cincuenta personas y muchos desaparecidos, destruyendo “mas de treinta pares de cafas”. (4)
Este tipo de sucesos eran habituales en los molinos y almacenes donde se guardaba la pólvora, no con esta intensidad, pero si con costes de vidas humanas y derribo de casas.
Esta situación de riesgo continuo, hizo que se elevaran denuncias por parte del vecindario de Sevilla, para el traslado de todos los molinos y almacenes que se guardaba la pólvora, sobre todo los vecinos de Triana, al Real Consejo de Justicia y Gobierno, incluso el Cabildo de la Santa Iglesia Metropolitana de Sevilla intervino a favor de las citadas denuncias al citado organismo. Pero la negativa por parte de las autoridades militares exponían, que la proximidad al rio, facilitaba las labores de suministros a la Armada en caso de conflictos bélicos, considerándolo como lugar estratégico, con este argumento hizo que no prosperasen las denuncias presentadas.
El jueves catorce de noviembre de 1613, en el sitio de “Las Bandurrias” (que está junto al arrabal de Triana), vecino de los Conventos de Nuestra Señora de la Victoria, y de Nuestra Señora de los Remedios, de Carmelitas Descalzos), dos molinos y dos almacenes de pólvora, uno de Damián Pérez Galindo y el otro de Alonso Matías de Bolaños, uno de los molinos y almacenes de Damián Pérez se incendiaron repentinamente a las dos de la tarde, causando muchas muertes y dañando a iglesias y a los Reales, casas y edificio de la ciudad, el Cabildo de la ciudad tomó la resolución de remediar tan grande y comunes daños “como de ordinario recibía y había recibido en tan distintos tiempos y ocasiones”, con la vecindad de los molinos de pólvora.
El Cabildo habiendo considerado y reconocido, “que los mismos daños que había de recibir con los molinos y almacenes que de Alonso Matías de Bolaños quedaban en el mismo sitio y paraje de Las Bandurrias, que con los que allí se habían quemado de Damián Pérez; y que era preciso y necesario excusar los dichos daños, quitar los dichos molinos de Alonso Matías y que estuvieren apartados una legua de la ciudad y arrabales y todas las demás fabricas y almacenes de pólvora, que en adelante hubiese y se labrasen, lo suplico así a su Majestad en los consejos de Justicia y Guerra, presentando información de veinte testigos en esta conformidad, donde averiguó los daños, muertes y ruinas en diversas ocasiones y tiempos había recibidos con los incendios de los molinos y almacenes de pólvora y necesidad estuviesen distintos y apartados a una legua de la población”.
Esta nueva denuncia elevada a su Majestad intentaba una vez más suspender este tipo de actividades que contenía tanto peligro para los vecinos de Sevilla pero principalmente para los trianeros por su cercanía a dichos almacenes y molinos.
El Cabildo de la Santa Iglesia Metropolitana de Sevilla también se unió a la protesta presentada por el Cabildo de la Ciudad “aviendo primero hecho diputación y enviado recaudo al Cabildo de la dicha Ciudad para que tratafe el remedio de tan ordinarios daños, en que fiempre la Santa Iglesia gran parte, por fer tan funtuoso y costoso edificio, falió también a esta caufa y en fu nombre se ha feguido aquí y en la Corte, como aparece por los pleytos”.
A la citada denuncia se unieron también los Alcaldes de los Reales Alcázares, Casa de la Moneda y otros muchos particulares que a la razón eran. Y lo hicieron la Parroquia de Santa Ana, los conventos, el de nuestra señora de la Victoria, con información de cinco testigos de sus daños, y el de Carmelitas Descalzos “de los suyos, hecha con seis testigos”.
Teniendo en cuenta que los conventos de la Victoria y el de los Carmelitas Descalzos junto con la Parroquia de Santa Ana, por su proximidad a los almacenes de pólvora y molinos eran los más afectados en casos de desastres como los anteriores casos citados.
En virtud de la cual, después de muchas informaciones, provisiones y células, que se despacharon de diligencias, vistas e informes, la sala de Gobierno del Consejo de Justicia falló su ejecutoria a favor de la ciudad, de conformidad con la justicia que se había suplicado.
Estas diligencias tardaron trece años en pronunciar sentencia, desde 1613 que comenzó el pleito hasta 1626.
La causa principal de la tardanza de dicho pleito, fue la propiedad de los molinos, eran de polvoristas particulares, administrados por el Consejo de Guerra, no eran de su Majestad, por lo tanto el Real Consejo de Justicia y en esta causa, no se trataban asuntos relacionado con la guerra, ni la calidad y cantidad de la pólvora, ni como se fabricaba. En lo que solo tenía competencia el citado Consejo, era que no se fabricara la pólvora en el citado lugar, ni se almacenase en ese lugar ni en ninguno que pudiera asolar a la ciudad.
El Supremo Consejo de Justicia aprueba y ordena las cosas siguientes “Que se quiten todos los molinos que hubieren en el dicho sitio de las Bandurrias y en otra cualquier parte de Sevilla y de sus arrabales, que se muden y aparte una legua de su población, que esta distancia tiene el sitio de Las Fuentes, que se señaló para ello; y también el sito de Cuartos, que después se señaló para el mimo efecto (que ambos sitios es todo uno) en esta manera, que todo es una tierra y baldío continuado de Sevilla que por unas partes donde linda con un castillo que llaman Cuartos, tienen ese nombre y por otras algo mas apartado tienen unas fuentes, le llaman Las Fuentes, y solo tiene de diferencia ser una punta más cerca de Sevilla que la otra si bien todo está a una legua de la dicha ciudad a poco más o menos. Por lo cual todo lo que se ha dicho y “dixere del sitio de Quartos”, se entiende también del de las Fuentes: y al contrario, por ser todo un sitio, y en ellas estar inclusas las Fuentes en el baldío y sitio del Quartos. Los “quales” sitios reconoció y escogió su “Magestad”.
“Y así mismo mandan las dichas provisiones, que ninguna manera se consienta, que ahora, ni en ningún tiempo en el dicho sitio de las Bandurrias ni en la ciudad de Sevilla, y arrabales se almacene, labre, ni refine de aquí en adelante pólvora alguna. Y que se hiciese deshacer los dichos molinos de pólvora, que el dicho sitio de las Bandurrias cerca del arrabal de Triana tenía el dicho Alonso Matías, polvorista y que dentro de un breve termino el suso dicho, y el dicho Damián Pérez. El otro polvorista, a su costa edificase cada uno su molino en el dicho sitio de Las Fuentes: y no lo queriendo hacer el dicho Alonso Matías, que se hiciese, que el dicho Damián Pérez en el dicho sitio de Las Fuentes edificase y labrase los dichos dos molinos conforme al ofrecimiento que tenia hecho, (que era edificar a su costa ambos los dichos molinos con sus almacenes, los de Alonso Matías y los suyos) o que los edificasen a su costa los demás polvoristas que hubiesen en la dicha ciudad de Sevilla ; y estas órdenes muchas veces mandan que, se guarden y no se consientan, ni de lugar hacer contra ellas ninguna novedad alguna. Y últimamente mandan las dichas provisiones, que en el dicho sitio del Cuarto se edifiquen los dichos molinos y almacenes de pólvora para que allí se labre, refine y almacene toda la pólvora de la ciudad; expresando con particular mandato que no se consienta que se labren. Ni que se refinen, ni edifiquen en otro ningún sitio que el dicho del Cuartos”.
No llegando acuerdos los distintos Consejos y Oidores de la Real Audiencia de Sevilla en el traslado de los molinos y almacenes de pólvora, a requerimiento de la población fue la dicha Audiencia la que suplicó a su Majestad para que interviniese nombrando una comisión, que se compuso con los señores Asistentes, Capitanes Generales de las Milicias, dependiendo del Consejo de Guerra y Consejo de Justicia, por la competencia que había en este asunto entre ambos Consejos.
En el año de 1614 con ejecución u cumplimento de dicha la primera Prohibición del Consejo de Justicia, el Conde de Salvatierra, Asistente que era de la ciudad, mando al citado Alonso Matías, que en un plazo de tres días como máximo se deshiciese de los molinos de pólvora que tenía en el sitio de Las Bandurrias, junto al arrabal trianero, y que de no hacerlo, correría por su cuenta el derribo de estos. El dicho asistente derribó los molinos Apeló a la Real Audiencia, comunicándole el Asistente de la ciudad por escrito, que los labrase y reedificara en el sitio de Las Fuentes, si quería tener molinos.
Pero por lo visto el polvorista Alonso Matías, no dándose por vencido en esta cuestión y sintiéndose agraviado por esta resolución, pretendió construir de nuevo los molinos y almacenes en el sitio de “Las Bandurrias” por los particulares y grandes intereses que tenia, por tener allí una gran huerta, jardín, tierras y edificios labrados de importancia y costa y la comodidad de tener su vivienda, su casa en Triana.
Se trasladó a la Corte a valerse del Real Consejo de Guerra, donde informó sobre el sitio de Las Bandurrias las ventajas de dicho lugar para la fabricación de la pólvora, supongo que sería por la cercanía a los muelles de atraque de los buques de la Armada y para la exportación por vía fluvial y así evitaría el peligro que conllevaría transportar la pólvora por el centro de la urbe, desde el Castillo del Cuarto (Las Fuentes) actualmente llamado Cortijo del Cuarto, hasta los muelles del puerto.
Por lo cual el señor Marques de la Hinojosa, del Consejo de Estado y Guerra, por ser designado defensor de esta causa y ser “apresto y “provistor” de la pólvora como Capitán General que es de la Artillería de España, amparó al dicho Alonso Matías, por ser su Oficial de Guerra, y lo mismo hizo el real Consejo de Guerra.
"Y teniendo por suyo el conocimiento de este pleyto y quexa de Alonso Matías, mandó ponerle en posesión de los dichos molinos y después dar traslado a Sevilla. Para lo cual despachó Cedula veinte de Febrero de mil feifcientos y diez y siete (1617), y en ella se le mandó al Señor don Francisco de Texada y Mendoça, Presidente que era ala razón de la Casa de la Contratación de la dicha ciudad, que bolviese a reedificar los molinos de Alonso Matías en la misma parte y lugar que en el sitio de Las Bandurrias que fe le deshicieron, y que fueffe a costa del dicho Asistente Conde de Salvatierra, que los havia deshacer."
Esta orden vino, inhibiendo a la Audiencia, ordenando, que no se impidiera la reedificación de los molinos y que se facilitara toda la ayuda necesaria que necesitasen, con carta particular para el señor Presidente.
Ante esta situación tuvo que ordenar el comienzo de las obras de reedificación de los molinos, como se le ordenaba.
El Conde de Salvatierra, Asistente, movido por los daños causado en esta ciudad por la cercanía de dichos molinos y el peligro constante que estaba sometida la ciudad, especialmente el arrabal de Triana, por ser el más próximo a esta actividad y haber sufrido durante años varios sucesos dramáticos con pérdidas humanas y viviendas devastadas, acogiéndose a la cuarta Provisión, en que el Real Consejo de Justicia, previniendo este caso, le autorizaba a no consentir que se labrase en dicho lugar las reedificación de almacenes y molinos de pólvora, ya comenzada, notificándole al señor Presidente su paralización.
En vista de que el asunto no se resolvía por vías administrativas, pues los distintos Consejos no se ponían de acuerdo, después de muchos pleitos y denuncias, este caso pasó al Consejo Real de
Justicia, llegando al acuerdo con el Asistente de la ciudad, en que se retirase los molinos a una distancia de trescientos treinta pazos de donde estaban, por lo cual el dicho Alonso Matías compró materiales para su edificación y estando todo a punto no se atrevió, viendo que se lo impediría la Audiencia y de nuevo escribió al Real Consejo de Guerra, explicando la situación y que las Fuentes no era sitio “muy desacomodado” para fabricar la pólvora, por lo que el Real Consejo de Guerra en escrito, le comunicó que hasta que no se pusieran los consejos de acuerdo no tomarían decisión alguna.
La situación del traslado de los molinos cada vez empeoraba, los consejos incluido el de guerra que exponía la falta de suministro de pólvora a su Majestad, no intervenía por no ser de su competencia pero si exigía una solución rápida.
Los Padres Priores y religiosos de Nuestra Señora de los Remedios de Carmelitas Descalzos de Triana, escribieron carta a su Majestad dada la cercanía del convento y lo peligros a que estaban expuestos y esperando una reparación por los daños causados, todo estos hecho ocurrían a 18 de noviembre de 1621.
El Rey
“Concejo, Asistente, Alcaldes. Alguazil (¿Alguacil) Mayores, Veinticuatros, Cavalleros (Caballeros?), Jurados, Escuderos, Oficiales, y hombres buenos de la muy noble y muy leal de la ciudad de Sevilla.
Teniendo confideracion a lo que aveys representado fobre inconvenientes que podría refultar en daño de effa ciudad, a fi se dieffe lugar a que los molinos de Pólvora fe levantaffen en el sitio de Las Bandurrias, que últimamente mandé diputar para ello, a refpecto de eftar muy vecino de la población.
Y por el amor y zelo que con que os empleays en todo quanto fe ofrece mi fervicio, he tenido por bien que se edifiquen en la parte, e forma que lo aveys propuefto, y fuplicado: y en efta conformidad fe a dado la orden nesestfaria al Marques de la Hinojosa mi Capitán General de la artillería, para que eftando de acuerdo con vos, haga poner en execucion la fabrica de los dichos molinos. Y porque conviene ganar tiempo que en efto fe ha perdido, feré fervido, que acudays por vueftra parte al cumplimiento que os toca, con cuidado y puntualidad que fe fia de vueftro zelo.
“De Madrid a veynte y feys de Octubre de mil y feyfcientos y veynte y dos años”.
Yo él Rey.
En vista de que el problema del traslado de los molinos estaba enquistado, y pasaba el tiempo y no se veía solución y la pólvora comenzó a escasear, habiendo mayor necesidad de ella, el Rey tuvo que intervenir otra vez y al Capitán General de Artillería para que se resuelva dicho conflicto de forma inmediata.
A la vista del mandato real, el Marques de Hinojosa reunidos con los concejos de la ciudad, acordaron el traslado de los molinos al sitio de los terrenos del Cuarto. Este acuerdo se firmó el cinco de Octubre de mil seiscientos veintitrés.
Este pleito duro trece años y costó al erario público la cantidad de cuarenta mil ducados, pero no se da por perdido, por la tranquilidad de apartar las fabricas del pólvora de Sevilla en beneficio del bien común y en particular a Triana donde los trianeros pudieron vivir tranquilos.
Pero el problema seguía, aunque a menor nivel, dado que en Triana vivían algunos vecinos que “molieran pólvora en sus casas”, para mejorar la supuesta y maltrecha economía, lo cual también constituía un tremendo riesgo, dándose el caso de accidentes gravísimos, cobrándose vidas humanas con explosiones motivadas por fallo de elaboración de la misma.
En 1755, entre las dos y tres de la tarde en la calle Castilla, en casa de un cohetero que estaba machacando un poco de pólvora, “ de pronto con horroroso estampido, que incendió, las demás obras que tenía preparadas, saltó la casa y el fuego se comunicó a las inmediatas, tres de las cuales quedaron destruidas, pereciendo la mujer del cohetero y sus tres hijos pequeños y un oficial, y otras muchas personas quedaron lastimadas.” (3)
Afortunadamente hoy el uso de la pólvora en Triana, solo se usa en determinadas ocasiones y de forma controlada convertida en fuegos artificiales.
Manuel Mediano Vargas Triana 14 de febrero 2018.
(1). Anteriormente Hispano Guadalajara. Fabricaban en la factoría de Guadalajara los automóviles Hispano Suiza.
(2). El militar supervisor de su Graciosa Majestad, tenía el grado de teniente.
(3). Este hombre era de profesión cohetero y ya se habían eliminados los molinos en Triana.
Ver artículo de “Triana 1755”, publicado en Balcón Trianero.
(4). “Molinos de pólvora en Triana”, publicado en Balcón Trianero.

===============

"Mesones" Casa Rural 
Para ampliar. (Clipear con el "roedor"

Dirección de interés:
(HACER CLIP PARA AMPLIAR)
La Tregua 
El siguiente sábado 24 Febrero, estaré cantando en La Tregua (C/ Evangelista 57. Triana). Os dejo abajo toda la información por si os apetece.
Un beso/abrazo al gusto, amig@s.

+ SÁB 24: BAJOCUERDA / A las 18:30 h
Clásicos del pop-rock español
Con la banda de la casa la fiesta está asegurada. No te pierdas su repaso por los grandes éxitos en español de todos los tiempos, desde los 80´s hasta la actualidad: Fito, Tequila, Los Rodríguez, Triana, Los Secretos, La Frontera, Manolo García, Extremoduro, Ronaldos, Antonio vega, etc.
Bajocuerda son: Fernando Po (voz), David Casín (batera), Antonio Peñafuerte (bajo) y Pepe Borrego (guitarra).

fernando po http://bajo-cuerda.blogspot.com/
=================== 





Secretaría 
TRIANA C. F.  
Ánimo a los diferentes estadios, para animar al club trianero. ¡Marquemos entre todos un gol" con el aplauso y grito. ¡ Viva el 
TRIANA C. F.
REVISTA “Triana” 

Un nuevo número de “Triana” que ya encarrila su actual aparición, acentuando de nuevo la intención del Distrito de Triana, para continuar colaborando en la tarea de mejorar y reforzar la imagen del barrio.


ITIMAD: Amigos en la Cultura.

El plazo de recepción de colaboraciones para el nº 36 terminará el próximo 15 de Febrero, y el tema del concurso Aldaba 36 para la imagen de portada será "PRADERAS PRIMAVERALES". 
El nº 36 será el que cierre el ciclo de los 12 años de Aldaba y también coincidirá con él cese como presidente de Itimad y director de la revista, "por lo que se aprovecha la ocasión para dar las gracias por el apoyo que han venido prestando a este proyecto durante la docena de calendarios en los que le tocó llevar la batuta de la publicación." (Así se expresaba el Sr. Presidente de ITIMAD en nota que recibe este B-T-).- 
Por favor para su lectura, haga con el "roedor" clip.....
 Adelantamos la programación para el resto del mes de febrero:.
Lunes 19.- (20:00 h Centro Cívico Tejar del Mellizo) CLUB DE LECTURA: Domicilio desconocido. Novela corta de Gerardo López Cepeda, que obtuvo el 2º. Premio en el VII Certamen Internacional de Novela Corta GIRALDA, celebrado el pasado año y convocado por nuestra Asociación.

Lunes 26.- (20:00 h Centro Cívico Tejar del Mellizo) UN PIROPO A ANDALUCÍA. Exaltación poética a nuestra tierra con motivo del próximo Día de Andalucía.
Asociación Cultural Artístico-Literaria ITIMAD. Junta Directiva



viernes, 16 de febrero de 2018

Repartiendo amistad. Paco Arcas

Homenaje a Paco Arcas








Importante:
Si desea comprobar las peculiaridades del homenaje aquí referenciado, B.T. solicitó del fotógrafo trianero GASÁN, nos enseñara más de cuatrocientas fotos que tomó como "Notario gráfico" del momento.
Y para resumir el texto antes citado, creemos que las instantáneas de GASÁN,  "valen más que las lineas" escritas: aquí esta resumido el reportaje y que si algún lector, quiere examinar o adquirir alguna de ellas de manera general o personalizada, pueden ponerse en contacto directo con él y en el fijo 954-33-19-88, este número dispone de contestador automático y por ello, le será ampliada las singularidades en el momento de apretar el disparador de dicho profesional.
En la mesa presidencial, figuraban:
Manuel del Valle, Juan Espadas, Paco Arcas, Susana Diaz y Joaquín Diaz

José Manuel Piñero Velasco, hizo uso de la palabra
El homenajeado emocionado ante la  respuesta amigable.
Jesús Gavira con él autor pintura a Paco Arcas, Laudelino Pino
Alfonso de Miguel, Pdte. Asoc. Cultural Copla Marifé de Triana
Guitarra Sergio Alcántara,  sevillana escrita por Carlos Valera para el "Cartero".
Rafael Gordillo entrega camiseta del Real Betis B.; 
personalizada y con el nº. 3 "Defensor de Triana"

Jesús Gavira, facilitó una medalla conmemorativa-flamenca de Antonio Mairena
Compañeros de filatelia con Paco Arcas
José González, consiguió el mejor "sello vivencial" del acto
Triana CF. estuvo en esta muestra de afecto
Luis Mena, siempre colaborando en el evento
Paco Arcas recibió el aplauso del respetable público
Paco Arcas con él Dtor. de B.T. Foto, GASÁN 
Audiovisual  >>> Homenaje a Paco Arcas - Fotos cedidas por GASÁN para Canal Triana TV.
Para ampliar hacer clip con el "roedor"
Por favor ver Faceboox  >>> https://www.facebook.com/paco.soler.7758

===============

"Mesones" Casa Rural 

Dirección de interés:
(HACER CLIP PARA AMPLIAR)
La Tregua 
Este sábado 17 y el siguiente estaré cantando en La Tregua (C/ Evangelista 57. Triana). Os dejo abajo toda la información por si os apetece.
Un beso/abrazo al gusto, amig@s.

+ SÁB 24: BAJOCUERDA / A las 18:30 h
Clásicos del pop-rock español
Con la banda de la casa la fiesta está asegurada. No te pierdas su repaso por los grandes éxitos en español de todos los tiempos, desde los 80´s hasta la actualidad: Fito, Tequila, Los Rodríguez, Triana, Los Secretos, La Frontera, Manolo García, Extremoduro, Ronaldos, Antonio vega, etc.
Bajocuerda son: Fernando Po (voz), David Casín (batera), Antonio Peñafuerte (bajo) y Pepe Borrego (guitarra).

fernando po http://bajo-cuerda.blogspot.com/
=================== 
Este B.T. subirá en breve, un articulo importante sobre la "pólvora en Triana", su fabricación, almacenaje, composición y molinos importantes en sitios localizados y los tristes siniestro que se producían en su fabricación y su prohibición.                                       ¡Por favor no pierdan esta ocasión para asentarse en ese mundo!





Secretaría 
TRIANA C. F.  
Ánimo a los diferentes estadios, para animar al club trianero. ¡Marquemos entre todos un gol" con el aplauso y grito. ¡ Viva el 
TRIANA C. F.
REVISTA “Triana” 

Un nuevo número de “Triana” que ya encarrila su actual aparición, acentuando de nuevo la intención del Distrito de Triana, para continuar colaborando en la tarea de mejorar y reforzar la imagen del barrio.


ITIMAD: Amigos en la Cultura.

El plazo de recepción de colaboraciones para el nº 36 terminará el próximo 15 de Febrero, y el tema del concurso Aldaba 36 para la imagen de portada será "PRADERAS PRIMAVERALES". 
El nº 36 será el que cierre el ciclo de los 12 años de Aldaba y también coincidirá con él cese como presidente de Itimad y director de la revista, "por lo que se aprovecha la ocasión para dar las gracias por el apoyo que han venido prestando a este proyecto durante la docena de calendarios en los que le tocó llevar la batuta de la publicación." (Así se expresaba el Sr. Presidente de ITIMAD en nota que recibe este B-T-).- 
Por favor para su lectura, haga con el "roedor" clip.....
 Adelantamos la programación para el resto del mes de febrero:.
Lunes 19.- (20:00 h Centro Cívico Tejar del Mellizo) CLUB DE LECTURA: Domicilio desconocido. Novela corta de Gerardo López Cepeda, que obtuvo el 2º. Premio en el VII Certamen Internacional de Novela Corta GIRALDA, celebrado el pasado año y convocado por nuestra Asociación.

Lunes 26.- (20:00 h Centro Cívico Tejar del Mellizo) UN PIROPO A ANDALUCÍA. Exaltación poética a nuestra tierra con motivo del próximo Día de Andalucía.
Asociación Cultural Artístico-Literaria ITIMAD. Junta Directiva